¿Por qué es importante cuidar los dientes de leche?

Los dientes de leche, son las primeras piezas dentales que aparecen en la boca de un bebe, de hecho, se desarrollan aun dentro del vientre materno; sin embargo empiezan a hacerse presentes hasta el momento en que un niño llega a la edad de entre 6 meses y un año de edad y terminan de salir hasta aproximadamente los 3 años de vida. Posteriormente a los 7 años, esos dientes son sustituidos por la dentadura permanente, los cuales nos acompañarán a lo largo de nuestra vida.

La mayoría de los padres tienen la creencia de que los dientes de leche no deberían cuidarse tanto, pero evidentemente se encuentran en un gran error. Los niños pequeños, por su alimentación rica en azúcares, y su tendencia a comer más seguido que un adulto, están altamente propensos a sufrir varios padecimientos propios de los dientes como son la caries, inflamaciones en las encías (gingivitis) y dolores muy fuertes.

Además de estos padecimientos, el cuidado incorrecto de los dientes de leche puede ocasionar que el niño pierda sus piezas o que, tanto la dentadura definitiva, como la mordida tengan una mala posición.

Por esto es muy importante que desde que el niño experimenta la salida de su primer diente (aproximadamente en el 6º mes) se le enseñe a realizar una correcta limpieza bucal, esto le permitirá adoptar desde pequeño el buen hábito de la higiene bucal de manera correcta.

La caries son pequeñas perforaciones que van desgastando los dientes, y si no se tienen los cuidados pertinentes, ese daño puede llegar hasta el nervio del diente ocasionando mucho dolor e incluso la pérdida del mismo. La caries se forma a partir de la combinación que se hace entre las bacterias que viven en la boca de manera natural, la saliva y los restos de comida originando una pasta llamada placa que se pega a los dientes y va disolviendo el esmalte del diente hasta formar las pequeñas perforaciones.

Para tener un buen hábito de limpieza en los niños, debemos acercar a ellos todas las herramientas necesarias para que adquieran un buen hábito. El cepillo dental debe ser uno que tenga cerdas suaves para no dañar sus encías, debe ser pequeño para que pueda tener un mejor alcance a todos los dientes del niño, que mida aproximadamente 1.5 cm.

La pasta dental, debe ser libre de flúor, ya que los niños tienden a tragársela y el flúor puede ocasionar molestias en su estómago, además de que al paso del tiempo podría padecer una enfermedad que no permite que se forme de manera adecuada el esmalte que cubre a los dientes llamada fluorosis dental.

Lo más recomendable es que el niño se cepille los dientes, al igual que un adulto, tres veces al día, aunque es aceptable que sea hasta dos veces al día, podría ser por la mañana y por la noche antes de dormir, para empezar a crear un hábito en él.

Para hacer más sencillo el cepillado, se le puede enseñar al pequeño a realizar la limpieza de forma horizontal con movimientos suaves sobre todos sus dientitos para retirar los restos de comida que puedan ocasionar la formación de la placa. Otra forma de explicarles es enseñándoles el procedimiento usando como ejemplo el cepillado que nosotros hacemos al lavarnos los dientes.

En Endoperio Dental Centercontamos con un equipo experto que te orientará en todo momento.  Llámanos 3 24 80 08

Servicios dentales

Agendar una cita

¿Deseas agendar una cita? Llena el siguiente formulario con todos tus datos para agendarla.